ambulance bed bolt briefcase calendar chain chevron-left chevron-right clock-o commenting-o commenting comments diamond envelope-o envelope facebook feed flask globe group heart-o heart heartbeat hospital-o instagram leaf map-marker medkit phone quote-left quote-right skype star-o star tint trophy twitter user-md user youtube
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
La alienación es involuntaria

Derecho al olvido

Derecho al olvido

Un abogado español consiguió vencer a Google en una batalla judicial por defender el derecho al olvido. Con esto se consigue que una determinada página se desindexe de los resultados cuando se busque un nombre propio, pero no que desaparezca la información en dicha página, aunque ello según las circunstancias, también se puede solicitar.

Derecho al olvido El derecho al olvido consiste en que cuando un individuo considera que la información indexada por un buscador (aunque en España el único buscador que cuenta es Google por su absoluta posición monopolística), atenta contra sus derechos fundamentales, o bien es una información obsoleta, puede pedir a dicho buscador que desindexe las webs que contienen tal información.

El derecho al olvido propiamente dicho nace en los años 70 en los Estados Unidos cuando se promulga la Fair Credit Reporting Act, consistente en que aquellas personas que en el pasado habían tenido una situación crediticia negativa, es decir que hubieran impagado algún préstamo bancario, sus datos no pudieran ser guardados en un fichero de morosos para toda la vida, es decir pasado cierto tiempo esa información debía caducar y no ser compartida con otros bancos.

Sin embargo, con la llegada de Internet este derecho adquiere una mayor trascendencia, porque no se trata sólo de bancos accediendo a un historial crediticio, sino que estamos hablando de cualquier persona accediendo a cualquier tipo de información.

Todo empezó cuando un abogado español buscó su nombre en el buscador de Google y apareció un anuncio publicado en la vanguardia en 1998, mencionando que dicho abogado estaba casado y que se subastaba su casa por tener deudas con la Seguridad Social. Años más tarde este abogado estaba divorciado y había saldado todas sus deudas, pero sin embargo cada vez que alguien tecleaba su nombre en el buscador aparecía una información desactualizada, y que encima atentaba contra su reputación.

Este abogado solicitó a Google en repetidas ocasiones que no indexara esa página, siendo ignorado al principio, y luego recibiendo negativas por parte de la empresa, lo que motivó que recurriera a la agencia de protección de datos, la cual le dio la razón y ordenó al gigante de internet a no ofrecer esa página web en los resultados cuando se buscara por el nombre del abogado. Google no estuvo conforme con la resolución de esta agencia por lo que recurrió a la justicia española, y el Tribunal Supremo a su vez hizo una consulta al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el cual falló a favor del abogado.

El tribunal europeo determina que los motores de búsqueda de Google tratan datos de carácter personal y por tanto deben estar sometidos a la normativa europea de tratamiento de datos con carácter personal, y esta normativa contempla los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, mientras que Google sólo reconocía el primero de esos derechos.

El órgano judicial de la Unión Europea determina que los titulares de datos con carácter personal tienen derecho a que la información publicada en Internet sobre ellos sea correcta y actualizada, y pueden solicitar la eliminación de dicha información cuando esta atente contra sus derechos fundamentales, entre ellos el derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad personal y familiar. Por supuesto este derecho tiene excepciones, como cuando se trata de un personaje público.

Así pues, Google ha puesto a disposición del público un enlace para que cualquier ciudadano pueda pedir su derecho al olvido. El requisito es que debe pedirlo el propio titular, o un tercero correctamente apoderado, y este derecho aplica sólo para cuando se teclee un nombre propio. Por ejemplo, cuando se pone un nombre propio en el buscador, uno de los resultados es una página que contiene una información incorrecta sobre la persona y ésta atenta contra su reputación, entonces pide a Google que cuando alguien teclee tu nombre en el buscador, desaparezca esa página concreta de la lista de resultados que ofrezca, pero esa página no desaparece en sí misma sino que continúa apareciendo en Internet, y se podrá acceder a ella poniendo otras palabras relacionadas con ella.

En caso de que usted sienta que tu reputación se ve injustamente afectada por los resultados que ofrecen los buscadores de Internet y quiere ejercer el derecho al olvido, lo mejor es que se ponga en contacto con un abogado de su localidad, por ejemplo, si vive en Barcelona, entonces contacte con un abogado de Barcelona o alrededores, pues la denuncia a la agencia de protección de datos debe efectuarse en la delegación de su domicilio, y en el eventual caso de tener que demandar a uno o varios buscadores, deberá efectuarse en los juzgados de su localidad.

Rating 4.6/5(6 valoraciones, para valorar debe estar registrado)

Abogados Barcelona


Después de un divorcio, ¿que hacemos?
El movimiento contrario a la custodia compartida
El movimiento pro custodia compartida
Solicita un divorcio de mutuo acuerdo
Condiciones óptimas para la custodia compartida
Cuestiones económicas en la custodia compartida
Denuncias falsas
Alternativas para la práctica de la custodia compartida
¿Como de seria es la alienación parental?
Diferencias entre alienación parental y síndrome de alienación parental
El proceso sucesorio
En qué se diferencian la separación, la nulidad y el divorcio
La figura esencial del mediador familiar
Factores clave a para otorgar la custodia compartida
El divorcio contencioso
4 claves para afrontar un proceso de divorcio
Diferencia entre resolución y rescisión de un contrato
Un juez solo dispone de 48 minutos para hacer una sentencia
Abogados mercantiles de Barcelona
4 cosas que no debes hacer cuando te estás divorciando
¿Es válido el contrato de arrendamiento verbal?
Requisitos mínimos para divorciarse
El principal factor a tener en cuenta en un divorcio
5 cosas que debes hacer cuando te estás divorciando
¿Qué hacer si tu ex no provee un entorno seguro para los hijos?
Fases del proceso hereditario. Cualquier persona que se vea envuelta en un proceso hereditario
Consejos para reducir los costes de un divorcio
No reclames la cláusula suelo sin antes leer esto
Cláusula suelo y gastos de hipoteca
Los devastadores efectos de la alienación parental
Derecho al olvido
¡No te cases sin leer esto antes!
El desahucio en 6 pasos
Abogado del Tribunal de Justicia europeo dictamina..
Agencia de Protección de Datos impone un 6,1% más ..
Aumento del número de divorcios en 2014
Cobrar por el equipaje es legal
Darle la vuelta a la agencia inmobiliaria
Demanda colectiva contra Bankia por la compra de a..
El TJUE considera discriminatorio el impuesto de s..
Gastos comunes y extraordinarios de la comunidad
Informe de la Justicia
Insertar un vídeo ajeno en una Web es legal
La hora de llegada efectiva de un vuelo es cuando e..
La responsabilidad de los Marketplaces
10 errores que nunca debes cometer si te divorcias
Los costes de divorciarse
Los divorcios aumentan un 11% en 2014
Los estancos pasarán a ser supermercados
Los presos deben de seguir pagando la pensión alim..
No se puede firmar un contrato sin entenderlo prev..
Propuesta de ficheros de buenos pagadores
Reclama tus derechos como consumidor en 5 sencillo..
Tipo de desahucios 3 impago del alquiler
Tipos de desahucios 1 impago de hipoteca
Tipos de desahucios 2 precario
Abogado Barcelona

CONTACTANOS

Teléfono: 93 100 32 52 - 931 00 09 02

Email: info@abogados.cat

NOSOTROS LE LLAMAMOS

DONDE ESTAMOS

Abogado Barcelona Travessera de Gràcia, 71, 2º 1ª, 08006 Barcelona Teléfono: 93 100 32 52 - 931 00 09 02 Abogados barcelona